Como comenté en el post anterior. Tenemos que ser conscientes que estamos pasando una situación de duelo. Voy a explicarlo a través del modelo de Elisabeth Kübler-Ross: generalmente, la palabra «duelo» se suele asociar directamente a la pérdida de un ser querido, pero no en todas las ocasiones un duelo es debido a esto.

Podemos tener diferentes tipos de duelo:

  • Pérdidas relacionales: fallecimientos de seres queridos, separaciones o divorcios.
  • Pérdidas evolutivas: cambios de las etapas de la vida como puede ser la etapa de la vejez.
  • Pérdida de capacidades: cuando una persona sufre una lesión y pierde una capacidad física o mental. Por ejemplo, sufrir un daño cerebral y tener dificultades de memoria o dificultades para caminar.
  • Pérdidas materiales: pérdida de objetos, posesiones, etc.
  • Pérdida de libertades: este tipo de duelo, quizás es el que menos nos planteamos, y ahora más que nunca lo tenemos presente en relación a la situación que estamos viviendo.

 

Me gustaría explicar las 5 fases de duelo relacionado con la situación actual:

 

Negación

 

“China está muy lejos, el virus no va a llegar aquí”.

La primera reacción es una negación de la realidad, consiste en aplazar o detener la preocupación que me produce la noticia.

 

Rabia

 

“La culpa la tiene el gobierno por no cerrar fronteras antes”, “lo han hecho mal”, “nos han engañado”… Son comentarios en busca de culpables, que hemos escuchado, expresado o pensado en el inicio de la pandemia. Provienen de la impotencia, de la frustración de no poder hacer nada para remediarlo.

 

Negociación

 

“Es como una gripe”. Se utiliza este mecanismo con el fin de asociar el Coronavirus a una gripe normal, cuando en realidad no lo es. Así, sentimos alivio y tranquilidad.

 

Tristeza

 

“Deseo hacer lo que hacía antes”. Comenzamos a tomar conciencia de que no podemos revertir esta situación y que es necesario vivirla. Es posible sufrir una serie de sintomatología depresiva como: sentimientos de tristeza, apatía, aislamiento, falta de energía… etc.

 

Aceptación y Aprendizaje

 

“Me quedo en casa para que termine cuanto antes”. La aceptación de la situación surge cuando se aprende a vivir sin la vida que teníamos antes. Se va disipando el dolor emocional de la fase de tristeza. Es importante recalcar que no es una etapa de felicidad sino una fase de cansancio físico y mental, pero poco a poco se van recuperando sentimientos de alegría y placer. Esto lo hemos ido consiguiendo gracias las actividades que nos han gratificado estos días.

 

En esta fase, también hay un proceso de aprendizaje, aprendemos a vivir sin la libertad que teníamos, pero se buscan alternativas/soluciones con el fin de hacer una reflexión de todo lo ocurrido.

 

Aunque el modelo explique las 5 fases de duelo, no todas las personas tienen que pasar por todas las fases, ni en el mismo orden, depende de cada persona, situación y del estilo de afrontamiento. Es más, puede que haya personas que en esta fase de desescalada en la que nos encontramos actualmente esté en un nuevo duelo, debido a la «libertad limitada» que nos han impuesto por la seguridad de toda la población. Todo depende de las expectativas que tenga cada persona de esta situación, sin olvidarnos de que de momento no tenemos la libertad que teníamos antes.

 

Para finalizar me gustaría exponer una frase para que reflexionéis sobre el tiempo y la vida:

 

“La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”. (FORREST GUMP)

Abrir chat