Lo primero, sea todo el mundo bienvenido a mi blog, en el cual hablaré de todo tipo de temas relacionados con la salud mental.

Esta primera entrada, como muchas cosas que ocurren en la vida, no es la entrada planificada; es una entrada improvisada debido al giro de acontecimientos ocurridos las últimas semanas causados por la crisis mundial del Coronavirus.

La vida es un cambio constante, y ahora más que nunca. Ya que esta crisis afecta a cualquier persona de este mundo. Sin importar las clases sociales, nacionalidades, ideologías o creencias. Aquí el cambio es para todas las personas.

Es una situación novedosa para todo el mundo, la cual nos ha pillado por sorpresa. Por ello, propongo la realización de una serie de pautas generales adaptables a personas de todas las edades:

  • Rutina Diaria:

    Crear una rutina diaria, con el fin de evitar muchas horas vacías. Mi recomendación es que se haga por escrito, coger lápiz y papel para escribir la rutina. De este modo, evitaremos que vengan de forma constante pensamientos repetitivos, que producen que nos genere mayor ansiedad esta situación.

 

  • Aceptar la Situación:

    Tomar conciencia de cuál es el motivo de estar en casa. Es una forma saludable de ir aceptando poco a poco el motivo del confinamiento. Aceptar la situación que estamos viviendo no es fácil, pero el hecho de aceptarla genera que la frustración, angustia o la ansiedad que tengo no sea tan intensa.

 

  • Vestirse:

    Cuando nos quedamos en casa todo el día tendemos a estar en pijama todo el día, ya que es como solemos estar en nuestro día a día. No obstante, esto es una situación totalmente excepcional, por ello es importante cambiar el chip. Cuando nos levantamos de la cama, nos vestimos y nos aseamos, como si fuésemos a salir a la calle. Utilizar el pijama únicamente para dormir. Si tenemos todo el día el pijama puesto, la mente y el cuerpo asocian que nos encontramos con cansancio, débiles, como si tuviésemos una enfermedad.

 

  • Informarse de las Noticias sólo 1/2 veces al día:

    Lógicamente es importante estar al día de lo que está ocurriendo. No obstante, la situación que estamos viviendo provoca por parte de los medios de comunicación (televisión, radio, internet, redes sociales…), todo un bombardeo de información masiva. Si estamos todo el día recibiendo información, la ansiedad se acentuará, aparecerá el miedo, frustración, tristeza, angustia… de forma más intensas. Por ello es necesario controlar cuánto tiempo se dedica a informarse. Informarnos 1 o 2 veces al día es más que suficiente.

 

  • Socializarse:

    Las personas somos seres sociales por naturaleza, de modo que dedicar tiempo a hablar con familiares, amistades, incluso con personas que hace tiempo que no hablamos, ahora es un bueno momento para ello.

 

  • Evitar el “Monotema”:

    Tanto si hablamos con las personas que estamos en casa viviendo el confinamiento, como con al gente que hablamos por teléfono, What´s App o videollamadas. Estar hablando de forma constante del Coronavirus y todo lo relacionado con ello también hará que la ansiedad y las emociones se acentúen.

 

  • Actividad Física:

    Cuidar el cuerpo estos días es fundamental, ya que se reduce el movimiento corporal de una forma drástica. Por ello, se recomienda realizar diferentes actividades física diarias (hay miles de personas que están subiendo actividades para realizar en casa). Todo ello depende un poco de cada persona y sus capacidades.

    • Realizar 30 minutos de estiramientos. Sólo necesitamos una esterilla o una manta acolchada para estar a gusto.
    • Caminar 1 hora todos los días. Esto parece un mundo cuando no podemos salir de nuestro hogar. No obstante, se puede hacer, aunque tengamos que dar 50 vueltas a nuestra casa.
    • Ejercicios de Actividad Física: en internet hay diversidad de actividades para realizar, de fuerza, de intensidad, de equilibrio, cardiovascular, etc. En Youtube hay personas que están añadiendo vídeos cada día. Otra cosa interesante es encontrar vídeos para cada edad, es decir, realizar actividad física en base a nuestras capacidades corporales.
    • Descansar: se recomienda realizar algún día de descanso si vamos a realizar ejercicios de fuerza, intensidad, cardiovascular, etc. Es tan importante ejercitar y fortalecer el cuerpo como que descanse, sin descanso lo dañamos. Por lo tanto, 1 o 2 días a la semana es interesante descansar.

 

  • Alimentación:

    Durante estos días el gasto calórico se reduce, de modo que según los expertos es importante mantener una dieta saludable, reduciendo el aporte calórico.

    • Evitar el consumo de grasas saturadas en la medida de lo posible.
    • Evitar el consumo de alimentos ultraprocesados.
    • Alimentación sana, variada y equilibrada, es decir, como siempre, pero ahora con menor aporte calórico.
    • Beber agua, infusiones, zumos, etc. Nos ayudará a mantener el cuerpo hidratado.
    • La dieta que recomiendan las expertos es la Dieta Mediterránea. Donde se priman, frutas, verduras, hortalizas, pescados (sobre todo azul), legumbres, frutos secos y aceite de oliva.
    • También se recomienda el consumo de lácteos, huecos y cereales integrales.
    • Se recomienda el consumo de pescado 4 veces/semana y carne 2/3 veces/semana.
    • La forma de cocinar se recomienda que sea al vapor, plancha, horno o estofada.

 

Abrir chat